miércoles, 6 de mayo de 2009

Hacia...


Hacia otro infierno
mi infierno
esta vez no particular
compartido.

Nunca sentí de tal modo
mis excesos
mis carencias
mi falta de palabra.

Aquí abajo
no existen becasinas
que cambien de estación
pero sí buhardillas
gatos
libros
y corazones gemelos y rojos.

Noto el rumor del verano
filtrándose entre las grietas.
Sin oleaje
sin calor
como los encuentros inesperados a destiempo.

Más que tu ausencia
lamento los días que no serán.
Más que la distancia
- que ya no nos contempla-
lamento la cercanía rota.