sábado, 18 de julio de 2009

CORTEN!


Vencida. Vencida de etilismos que me naufragan y de sentimentalismos que me ahogan. Como un "siempre lo mismo" pero "siempre diferente". Casi sin poder evitarlo. Cuando todo está ahí, te oprime y es entonces cuando te subleva. Y los miedos apaciguados relucen sin darte cuenta. Antes todo estaba bajo control, ahora todo se desboca. Sin remedio. No hay bridas que domen las coces de esos latidos, ni "yijahhs" que hagan parar el carrousel. La máquina está en marcha sin demora. Ahora no parezco más que otro autómata pleno, otro síntoma incurable. Tú también juegas, eres parte de ese engranaje que gira inexorablemente, irremisiblemente. La cadencia perfecta siendo el interprete trémulo que teme al vacío, que teme al dedo resorte que rompe el acorde. Pero eso nunca se sabe. Sólo una vez subido el telón.

UN,

DOS,

TRES,

ACCIÓN!




jueves, 16 de julio de 2009

Cartas sin destino


Hacía tanto tiempo que no escribía, hacía tanto tiempo que no sentía. Aún recuerdo el encuentro casual. Una cola esperando para entrar en aquel lugar y su presentación precipitada. Ahora ya nos conocemos, desde ahí nos conocemos. Encuentros llenos de etilismo y de huidas inesperadas por su parte. Casi sin quererlo, casi sin quererlo ahora estamos aquí. Pero más cerca.

Sigo sin estar dotada de palabras, será que los estados álgidos me las quitan. O será que aún no sé decirlo. Que el maravilloso pavor que me aturde no me deja. Y que por ello sigue siendo maravilloso.