sábado, 2 de enero de 2010

La ambivalencia de la lechuza


Te tengo en mi mente en un punto fijo y concreto mientras me debato en una eterna ambivalencia hacia ti.
La lechuza de Minerva sigue dormida.
Y mi cabeza bajo su ala.