miércoles, 31 de marzo de 2010

Otra noche


Otra noche en blanco. La tensión por todas partes y queriendo estar en otro lugar.. Ahora te dejas llevar. No queda otra. Como siempre. Tantas imágenes en la cabeza y la boca sellada. En realidad queda mucho más, pero parece la reserva. Como los buenos vinos. Como los buenos vinos que se quedan en la bodega, llenos de polvo, llenos de acidez. Y ya. Y a esperar que todo vuelva a la calma o que la calma vuelva al todo. Creo he perdido mi único don, la paciencia. Y ahora, como caballos desbocados me sigo de una inercia que desconozco, que no me es propia. Como perderse a uno mismo una y otra vez. Sí. Y otra. Y otra. Como un déjà vu perpetuo e inamovible. Supongo que no es balde. Supongo...




martes, 16 de marzo de 2010

Desvaríos


Todo se revuelve. Nada está quieto. Lo que pensabas que te aferraba apenas te estaba sujetando levemente. Sólo soy como un animal. Sólo me dejo llevar, para el bien o para el mal. Lo que ayer me retorcía las vísceras ahora me parece simple y llano. Una sonrisa puede romper mil grietas abiertas. Una palabra, silenciar lo insondable. O quizás sean las cañas en complicidad ante tanta soledad. Ante tantas soledades compartidas. Al fin y al cabo, es lo que somos de alguna manera u otra. Buscando la solución en la respuesta estando en la pregunta. Bah, tantas pamplinas en la cabeza, y la cabeza escondida bajo el brazo. Y el brazo quieto porque la cabeza manda. Debo dejar más veces la cabeza en casa y salir sin cuerpo. Salir sin nada. Sólo ser por un rato, el rato de patio, de juego. Dónde las reglas se inventan por sinergia, y los corazones sólo se rompen de broma. Y aunque luego sea de verdad. Siempre podemos volver a casa, donde estamos a salvo. Donde nadie nos come, donde somos azúcar. Y volver a empezar, como si nada hubiese pasado, pero con todo ello detrás. Porque lo que hay detrás acaba arrasando el juego, y entonces ya pierde la gracia. Tantos cadáveres en vida, como sombras de uno mismo, reflejadas. Tarjeta roja. Expulsado. Sí tú. Y tú también. Ahora sólo juegan los vivos, los fantasmas ya tuvieron su partida. Al final de eso se trata, al final se trata de eso. De ser(nos), de ser(te).



miércoles, 10 de marzo de 2010

...


Me he perdido a mi. O eso siento ahora mismo. Como que algo se ha diluido dentro y no consigo condensarlo, contenerlo por un momento para rehacerme. Justo le decía algo similar a una gran persona hace poco sin darme cuenta de que me lo estaba diciendo a mi misma. Me siento como un gran engaño, como el caballo ganador que tropieza nada más dar el pistoletazo. De tanto desgranarme para comprenderme me he nublado, me he perdido de vista. Mis dos yoes se contradicen y he llegado a la conclusión de que ninguno tiene razón. Porque hasta a veces creo que eso he extraviado. Ahora sólo me dejo llevar, cosa que tampoco me lleva muy lejos.




http://open.spotify.com/track/4nsWgT9FKhZU6it2fQQGG6


spotify:track:4nsWgT9FKhZU6it2fQQGG6