miércoles, 3 de octubre de 2012

Ya no escribo

Será la falta de tiempo, la falta de ganas, la falta de palabra.
O, simplemente, el miedo a reflexionar sobre ello.

Ahora empiezo.