domingo, 30 de agosto de 2015

Ansiedad


[Estoy intentando encontrar las palabras... que te cuenten lo que me pasa] O algo así, con los aeropuertos vacíos y sólo la sensación de ida. Sin vuelta. Aunque nunca nos conozcamos, siempre serás Horizon. La curiosidad mató al gato, sí. La complejidad, el hermetismo y todos aquellos traumas callados. Yo también tengo los míos, aunque no sean comparables. Pero es curioso encontrar el feeling. Para lo bueno y para lo malo. La insociable sociabilidad kantiana, también. No somos tan diferentes, aunque no me guste Sants. Aunque haya saltos de Kierkegaard. Miro de nuevo el móvil. En realidad no sé porqué escribo todo esto. Por buscar las palabras, por encontrar algo más que la fría pantalla. Por no encontrarte de otra manera. La maldita inquietud. Tampoco hagas demasiado caso. En realidad nada tiene demasiada importancia. ¿O sí?