jueves, 17 de diciembre de 2015

Comienzos



Virginia Wolf hablaba de un cuarto propio. Pero eso no lo es todo. El cuarto no sostiene todo lo demás. Todo lo demás en este tiempo convulso. El cuarto propio debe poder sostenerse. Por suerte, y no quiero cantar victoria, el trabajo - aunque no sea el propio - tiene recompensa. Se atisba un 2016 de cambios, de recolecta. Porque este 2015 ha sido demasiado labrado. No me quejo, no.  Asevero. Y por fin, me creo, digo, que me lo merezco. Voy a poder dar paso más. O eso espero. En todos los ámbitos. Puedo decir que estoy orgullosa. Puedo decir que me lo he ganado.Pero, como siempre, aún queda todo lo demás. Y espero tener el tiempo de respirar para poder reportarlo. Exportarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario